Blog

Facebook rediseñado: un desafío para las marcas

A partir del 30 de marzo, la biografía y el nuevo “timeline” dejaran de ser optativos. Con este nuevo formato, los usuarios de la red social ganan en comodidad y organización de su información. Las marcas, mientras tanto, deberán reformular sus estrategias de visibilidad.

Facebook está experimentando la transformación más importante de su joven y exitosa historia. El nuevo rediseño, que desde marzo se extiende a todos los usuarios de la red social, no es un simple lavado de cara. Con la nueva línea de tiempo, los perfiles dejan de ser una simple colección de gustos e intereses para convertirse en “biografías” cronológicas que pueden apreciarse en un rápido pantallazo.


Hasta ahora, cuando ingresábamos al perfil de una persona, veíamos un detalle de sus últimas actividades. Luego, podíamos ir a la pestaña de “información” para obtener más datos y, en el caso de los perfiles corporativos, existía la opción de crear una página de bienvenida con diseño y contenidos personalizados.

Con el nuevo “timeline” (línea de tiempo), ese concepto cambia radicalmente. Ahora, los usuarios pueden contarle a sus contactos su “historia completa” gracias a esta novedosa plataforma, cuya estrella es un algoritmo responsable de seleccionar los “momentos” que integran la biografía. Este nuevo perfil digital gana en practicidad y agilidad: con menos clics, podremos llegar más rápido a la información de nuestros contactos.

No menos trascendente es que cada usuario tiene más poder de decisión sobre lo quiere mostrarle al mundo. Y aquí es donde surgen los interrogantes: ¿Cómo se ajustarán las marcas a este reordenamiento en la red social creada por Mark Zuckerberg? ¿Tendrán que redefinir enteramente sus estrategias de marketing o sencillamente dejarse llevar por las nuevas aplicaciones?

Para empezar a responder esas preguntas es útil saber que el nuevo sistema de reportes de Facebook da a los usuarios la posibilidad de agregar o quitar la información que deseen en sus “timelines”. En sintonía con la creciente preocupación por la privacidad, el propio Zuckerberg ha aclarado que cada aplicación, evento o post tiene sus propios niveles de visibilidad y son los usuarios los administradores finales de su contenido.


Marcas: el reto de la visibilidad

Ante estas transformaciones, a las compañías presentes en Facebook se les abre un abanico de posibilidades. Al incidir sobre sus perfiles, el nuevo “timeline” mostrará la historia de la marca desde sus inicios. Esto significa que aquellas empresas que más tiempo llevan en la red social serán las que podrán exhibir una historia más extensa, generándoles mayor visibilidad y más oportunidades de negocio. En contraste, las que han comenzado a utilizar la red social más recientemente deberán enfrentar el desafío de generar nuevos contenidos.


Más allá de su “antigüedad” en Facebook, todas las marcas tendrán el reto de ganar —y retener— la atención de un usuario con mayor autonomía. Frente a la nueva opción de desmarcar (en la parte superior derecha de cada noticia) aquellos contenidos que los internautas consideren aburridos, las marcas deberán esforzarse para lograr la tan ansiada visibilidad. Y es que las nuevas funcionalidades de Facebook automatizarán la eliminación de todas las actualizaciones que cada persona califique como intrascendentes. El objetivo de las compañías pasará entonces por producir contenido interesante y esquivar la dramática etiqueta de “spam”.


Ya no les gusta (tanto)

Consultado por Mashable.com, el director de 360i, David Berkowitz, lo resumió así: “Antes se trataba de hacer que la gente le diera un ‘me gusta’ a la marca; ahora se tratará de hacer que las personas tomen acciones sociales que lleven el nombre de la marca”.

De esta manera, el célebre botón “Me gusta” perderá valor, especialmente en términos de marketing e imagen de marca. La exigencia de usuarios cada vez más informados hará que la atención se desplace hacia contenidos más elaborados e interesantes. Este cambio implica que la acumulación de “fans” y “likes” será menos trascendente que la fidelización de usuarios ávidos de contenidos personalizados.

Por el momento, Facebook ha adelantado que sólo algunas grandes marcas, como Nike, Starbucks y Coca Cola, usarán la nueva plataforma en su fase beta. Mientras tanto, las agencias de publicidad y marketing tienen la oportunidad de ir “tomando nota” sobre las sustanciales modificaciones que hoy experimenta la mayor red social del mundo.